• Descifrado de pruebas en línea: orina, sangre, general y bioquímica.
  • ¿Qué significan las bacterias y las inclusiones en el análisis de orina?
  • ¿Cómo entender los análisis en un niño?
  • Características del análisis de resonancia magnética
  • Pruebas especiales, ECG y ultrasonido.
  • Normas durante el embarazo y los valores de las desviaciones.
Descifrado de análisis

Vasculitis hemorrágica: signos, síntomas y tratamiento.

Esta enfermedad, conocida en la medicina como síndrome de Shenlein Genoch o púrpura alérgica (reumática), se diagnostica principalmente en pacientes de 5 a 13 años. En adultos, los casos de vasculitis hemorrágica también son comunes.

Con menos frecuencia, ocurre en niños menores de 3 años. El desarrollo de esta enfermedad siempre se asocia con daños en las paredes de los lechos vasculares, un aumento en su permeabilidad, la activación del proceso del metabolismo de las proteínas y una mayor producción de respuestas inmunes.

Contenido

Vasculitis hemorrágica: ¿qué es?

Vasculitis hemorrágica

La vasculitis hemorrágica es una enfermedad sistémica de una serie de vasculitis , caracterizada por daños en las paredes de los vasos más pequeños del cuerpo: capilares, vénulas y arteriolas. Esta condición siempre va acompañada de una violación de la estructura de estos canales sanguíneos.

Como regla general, la enfermedad continúa con la presencia de inflamación aséptica, lo que aumenta significativamente la probabilidad de coágulos sanguíneos. En presencia de púrpura reumática, no solo sufren el torrente sanguíneo de la piel, sino también los órganos internos (articulaciones, riñones, tracto gastrointestinal).

Causas de vasculitis hemorrágica

El principal desencadenante de esta enfermedad es una infección de diversas etiologías. Pueden ser hongos, bacterias o virus. Además, el desarrollo de la enfermedad está influenciado por la ingesta de ciertos medicamentos, la situación ambiental adversa en la que vive el paciente.

Los factores predisponentes para la aparición de vasculitis hemorrágica son:

  • picaduras de insectos;
  • quemaduras térmicas
  • lesiones de diversas génesis;
  • intoxicación debido a la ingestión de venenos biológicos;
  • procedimientos de vacunación;
  • trastornos funcionales congénitos del sistema inmune;
  • resfriados
  • sobrecalentamiento o hipotermia del cuerpo;
  • Reacciones alérgicas causadas por agentes alimenticios.

Signos y síntomas de vasculitis hemorrágica, foto

síntomas de vasculitis hemorrágica, foto

foto de los síntomas de la piel

1. erupciones cutáneas

Los síntomas de vasculitis hemorrágica en adultos se manifiestan por pápulas hemorrágicas de pequeño diámetro (erupción), que se forman principalmente en la piel de las nalgas, los pies, los muslos y las piernas, con menos frecuencia en la piel de la parte superior del cuerpo. La erupción tiene un color rojo saturado y no desaparece con la presión. A veces las pápulas forman conglomerados. Las erupciones son generalmente simétricas.

De gran importancia es la gravedad de la vasculitis hemorrágica. Los síntomas también pueden tener diferentes intensidades.

Con un curso particularmente grave de la enfermedad, aparece una pequeña acumulación de exudado purulento en el centro de las pápulas, lo que conduce a la formación de erosión. Si se observa una forma crónica, las úlceras tienden a sanar, después de lo cual se observa abundante descamación y pigmentación persistente en la piel.

2. Inicio agudo de la enfermedad.

La púrpura alérgica ocurre principalmente en la temporada de primavera y se caracteriza por un curso agudo en las etapas iniciales de su desarrollo. A menudo esto ocurre después de una patología infecciosa del sistema respiratorio. La condición suele ir acompañada de un aumento de la temperatura corporal, tanto subfebril como significativo.

3. Fallos en el tracto digestivo.

Trastorno de heces, náuseas, vómitos repetidos, dolor en el abdomen: todos estos signos indican que el paciente ha desarrollado vasculitis hemorrágica, síndromes de manifestaciones abdominales que pueden tener diferentes intensidades. Además, los pacientes no pueden indicar la localización exacta del dolor.

4. Daño articular

Este síntoma ocurre en el 75% de los pacientes. El síndrome de Shenlein Genoch se acompaña de dolor, hinchazón y enrojecimiento de la piel en las articulaciones. Algunas veces esta sintomatología es tan pronunciada que existe una restricción en la movilidad de la articulación / articulaciones.

Muy a menudo, las articulaciones grandes sufren, por ejemplo, articulaciones de codo, tobillo y rodilla.

5. Daño renal

En 3 de cada 10 pacientes, la enfermedad se acompaña de glomerulonefritis. En este caso, el grado de hematuria puede ser diferente. El daño a los riñones en un contexto de púrpura reumática puede conducir al desarrollo de insuficiencia renal.

Formas de vasculitis hemorrágica

En medicina, esta patología generalmente se clasifica de acuerdo con las manifestaciones que acompañan su curso.

  1. Abdominal cutáneo. Los órganos del sistema digestivo se ven afectados, el dolor en el peritoneo es pronunciado, a menudo se producen cólicos intestinales y hay una erupción cutánea.
  2. Cutánea Con el desarrollo de esta forma de la enfermedad, la lesión afecta solo a la piel, en la que aparecen exantemas claramente definidos de color cereza oscuro. Con mayor frecuencia, las erupciones se localizan cerca de las articulaciones en las superficies extensoras de las extremidades inferiores (rara vez superiores) y las nalgas. En el contexto del exantema, aparece una erupción papular, que a menudo se acompaña, por ejemplo, de vasculitis hemorrágica piel-abdominal. La forma de esta enfermedad en la piel es propensa a la picazón intensa en el área de formación de pápulas y exantema.
  3. Articulación cutánea. Junto con las pápulas hemorrágicas, se observa daño en los tejidos articulares. La mayoría de las veces son articulaciones de rodilla, tobillo y codo.
  4. Renal En este caso, los pacientes tienen daño renal de varios orígenes. No hay erupción cutánea.

Vasculitis hemorrágica: forma cutáneo-articular

forma articular cutánea de vasculitis hemorrágica

La forma de articulación cutánea de la vasculitis hemorrágica merece una descripción separada: se caracteriza por un rápido desarrollo. A veces, antes del inicio de la enfermedad, una persona experimenta dolores de cabeza y malestar general en combinación con fiebre.

En la superficie de la piel, como resultado de numerosas hemorragias, se forman pequeñas manchas rojas redondas. Más a menudo se fusionan entre sí.

Además, la forma de patología piel-articular se caracteriza por la aparición de ampollas, focos inflamatorios, hinchazón de la piel y tejidos blandos en las articulaciones. Si el curso de la vasculitis es especialmente grave, la forma cutáneo-articular puede adoptar una forma necrótica.

Diagnóstico de vasculitis hemorrágica

Los cambios que sufren los indicadores de las muestras biológicas del paciente durante el examen de laboratorio no se pueden llamar específicos. Para confirmar el diagnóstico, preste atención al nivel de:

  • ESR;
  • recuento de plaquetas;
  • glóbulos blancos;
  • alfa-2-globulinas;
  • inmunoglobulinas A y G;
  • proteínas reactivas;
  • seromucoides;
  • fibrinólisis;
  • fibrinógeno;
  • crioglobulinas;
  • DFA
  • antihialuronidasas;
  • monómeros de fibrina;
  • antistreptolisina

En el curso de la investigación, es necesario diferenciar la vasculitis hemorrágica. El diagnóstico de la enfermedad no es difícil para los médicos.

La dificultad solo puede estar en determinar su forma de desarrollo y la capacidad de confundir, por ejemplo, la forma abdominal de la patología con cualquier otra enfermedad:

  • obstrucción intestinal
  • pancreatitis
  • colecistitis;
  • peritonitis;
  • inflamación del apéndice

Además, las pápulas hemorrágicas pueden ser una de las manifestaciones:

  • trombocitopenia;
  • vasculitis crioglobulinémica;
  • síndrome paraneoplásico;
  • sepsis
  • meningitis meningocócica

Tratamiento de vasculitis hemorrágica

Tratamiento de vasculitis hemorrágica

Métodos tradicionales

La duración y la naturaleza del tratamiento de la vasculitis hemorrágica en niños y adultos dependen de la gravedad, la forma clínica y la fase de su desarrollo. Con todas las formas de la enfermedad, se prescriben agentes antiplaquetarios: Trental y Curantil. En casos especialmente severos, con el fin de mejorar el efecto antiagregación, al paciente se le recetan dos de estos medicamentos al mismo tiempo.

Los anticoagulantes también se prescriben. La ingesta de la risa, las dosis únicas y diarias se seleccionan individualmente para cada paciente. A menudo, a los pacientes se les prescribe la administración intravenosa o subcutánea de heparina. En la segunda realización, el fármaco ingresa al cuerpo a través del tejido graso en la región abdominal.

Si es necesario, el médico prescribe activadores de fibrinólisis. Estos son el ácido nicotínico y todos sus derivados. Además de estos medicamentos, se prescriben:

  • glucocorticosteroides;
  • vitaminas E y A;
  • estabilizadores de membrana;
  • citostáticos;
  • analgésicos
  • antiespasmódicos;
  • enterosorbentes;
  • antiinflamatorio

En el tratamiento de la vasculitis hemorrágica en adultos, puede estar indicado el paso del procedimiento de plasmaféresis. El método de conducción se selecciona en función de la gravedad de la patología. Por plasmaféresis, es posible purificar plasma sanguíneo de agentes tóxicos a nivel molecular.

Cirugía

Los métodos de tratamiento quirúrgico se llevan a cabo en casos extremos, cuando se requiere un nuevo trasplante de riñón para reemplazar el afectado, cuyas funciones no se pueden restaurar. Además, la cirugía se puede realizar en el intestino para eliminar el área afectada.

La vasculitis hemorrágica en el DAI se clasifica como una patología vascular grave y es un tipo de vasculitis inmune. Está indicado por el código D69.0 y con mayor frecuencia se llama púrpura alérgica.

Métodos populares

1. Pase por una picadora de carne 3 limones y 2 piezas. clavos (especias). Agregue 500 g de azúcar a la mezcla y vierta agua tibia (1.5 l). Coloque la masa en un frasco de vidrio con tapa y guárdela durante 15 días en un lugar oscuro. Al final del período, tome el medicamento tres veces al día antes de las comidas por 15 g.

2. Moler 5 partes de hojas de raíz y agregarles 1 parte de mantequilla (se puede reemplazar con vegetales). Mezcle bien y coloque en un recipiente de vidrio, que se deja durante 10 días en un lugar oscuro y seco. Cuando se infunde la mezcla, frótela 4 veces al día en el área afectada.

3. Pique finamente y mezcle hierbas (10 g cada una): menta, caléndulas, cola de caballo, hilo, brotes de álamo, saúco y milenrama.
Cada mañana, vierta 10 g de la mezcla de hierbas con agua hirviendo (300 ml), insista, filtre y beba la infusión, dividiéndola en tres dosis.

Vasculitis hemorrágica en niños.

Vasculitis hemorrágica en niños.

síntomas de vasculitis hemorrágica en niños, foto

Es posible que los padres no sospechen de inmediato que el niño estaba enfermo de púrpura alérgica y se pierda la aparición de la enfermedad, ya que en el 50% de los pacientes jóvenes ocurre sin la formación de una erupción cutánea.

Los médicos recomiendan prestar atención a un cambio en el comportamiento y el estado de ánimo del bebé. Se volverá inquieto o, por el contrario, letárgico, tendrá fiebre baja y pérdida de apetito. Si encuentra este síntoma, comuníquese con un centro médico de inmediato.

Arriba (en la sección de signos y síntomas) se presentó información sobre las manifestaciones de vasculitis hemorrágica en adultos. En cuanto a los niños, los síntomas de la púrpura alérgica son un poco diferentes:

  • una alta probabilidad de desarrollo de procesos de generalización y recaídas;
  • dolor del abdomen;
  • heces deterioradas, náuseas y vómitos (a veces);
  • inicio extremadamente agudo y curso posterior de la enfermedad;
  • angioedema limitado en el área de las articulaciones;
  • componente exudativo intenso.

Complicaciones de la vasculitis hemorrágica.

En ausencia de un tratamiento oportuno y adecuado de esta patología, pueden ocurrir graves consecuencias negativas en forma de:

  • insuficiencia renal
  • violaciones del hígado y el corazón;
  • anemia por deficiencia de hierro;
  • hemorragia pulmonar;
  • obstrucción intestinal
  • peritonitis;
  • diátesis hemorrágica

Prevención de la vasculitis hemorrágica.

  1. Evita el ejercicio intenso.
  2. Fortalecer el sistema inmune.
  3. Curar las patologías infecciosas hasta el final.
  4. No sobreenfriar.
  5. No se automedique ninguna enfermedad al tomar medicamentos no controlados.

Busque ayuda de inmediato si encuentra los primeros signos de vasculitis hemorrágica. Si bien la enfermedad está en su infancia, es fácil de tratar.

De lo contrario, pueden ocurrir consecuencias desastrosas, hasta un desenlace fatal debido al síndrome renal agudo, hemorragia cerebral o daño a los vasos del sistema nervioso central. ¡Cuida tu salud!

Interesante

La información se proporciona con fines informativos y de referencia, un médico profesional debe diagnosticar y prescribir el tratamiento. No automedicarse. El | Contacto | Publicidad | © 2018 Medic-Attention.com - Salud en línea
Copiar materiales está prohibido. Personal editorial - info @ medic-attention.com