• Descifrado de pruebas en línea: orina, sangre, general y bioquímica.
  • ¿Qué significan las bacterias y las inclusiones en el análisis de orina?
  • ¿Cómo entender los análisis en un niño?
  • Características del análisis de resonancia magnética
  • Pruebas especiales, ECG y ultrasonido.
  • Normas durante el embarazo y los valores de las desviaciones.
Descifrado de análisis

Quiste tiroideo: síntomas y tratamiento, causas y signos.

La glándula tiroides se encuentra en la parte frontal del cuello y es un órgano endocrino que produce hormonas vitales.

Si se forman inclusiones o sellos en los tejidos de la glándula tiroides, entonces hablan sobre el desarrollo de un quiste de la glándula, pero ¿qué es y cómo tratar un quiste? Veamos este problema en detalle.

Contenido

Quiste de tiroides: ¿qué es?

El quiste tiroideo es la formación de cavidades nodulares dentro de la glándula, llenas de líquido por dentro. Se parecen en su estructura a una especie de cápsula que se puede sentir durante un examen médico de rutina.

Quiste tiroideo

Las formaciones pueden ser simples o múltiples, malignas o benignas. Hay quistes coloides de la glándula tiroides (bocio no tóxico) y foliculares (adenoma de la glándula). La última variedad de quistes se encuentra con mayor frecuencia en mujeres jóvenes y se debe a un cambio en los niveles hormonales.

Dependiendo de la ubicación del proceso patológico, hay:

  • Quiste del lóbulo izquierdo de la glándula tiroides;
  • Quiste del istmo;
  • Quiste del lóbulo derecho de la glándula.

Un quiste de la glándula tiroides es más común, las manifestaciones clínicas dependerán de la ubicación del proceso patológico.

Quiste del lóbulo derecho de la glándula tiroides.

Cuando se forma un quiste en el lado derecho de la glándula, el paciente se quejará de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para tragar, sensación de cuerpo extraño en el lado derecho;
  • Tejido que se aprieta en la neoplasia;
  • Dolor de garganta en el lado derecho;
  • Ganglios linfáticos agrandados a la derecha;
  • Cambios de voz, ronquera, ronquera.

Quiste del lóbulo izquierdo de la glándula tiroides.

El quiste del lóbulo izquierdo se caracteriza por la aparición de los siguientes síntomas clínicos:

  • Dolores de cabeza
  • Dolor en el corazón;
  • Ganglios linfáticos inflamados en el lado izquierdo;
  • La sensación de un nudo en la garganta, dificultad para tragar.

En casos severos, se observan numerosos quistes y ganglios en ambos lóbulos de la glándula.

Un poco sobre las causas de la enfermedad.

La estructura del tejido tiroideo está representada por numerosos folículos llenos en su interior con una sustancia proteica similar a un gel (coloide) de las protohormonas. Con cualquier violación de la producción de estas hormonas, la cavidad del folículo aumenta significativamente, como resultado, se forma un quiste.

Las causas predisponentes de tal violación son los siguientes factores:

  • Estrés constante
  • Estrés físico
  • Intervenciones quirúrgicas pospuestas;
  • Aumento de la producción de hormonas en el cuerpo, desequilibrio hormonal;
  • Enfermedad inflamatoria de la tiroides;
  • Deficiencia de yodo;
  • Envenenamiento del cuerpo con productos químicos, sustancias tóxicas o ciertas drogas;
  • Lesiones en el cuello al frente, como resultado de lo cual la glándula tiroides se ve afectada;
  • Malas condiciones ambientales;
  • Patología congénita de la glándula;
  • Predisposición genética;
  • Proliferación patológica del tejido tiroideo.

Signos y síntomas de quiste tiroideo

síntomas del quiste tiroideo

El cuadro clínico de la enfermedad depende en gran medida del grado de progresión del proceso y el tamaño del quiste. Los signos comunes de un quiste del lóbulo tiroideo en un paciente son:

  1. Dificultad en el acto de tragar: el paciente se queja de la sensación de la presencia de un objeto extraño en la garganta, un nudo, la sensación de que se estaba ahogando;
  2. Violación de la respiración completa: este síntoma se debe a un aumento en el órgano, como resultado de lo cual parte de la glándula presiona la laringe y la tráquea;
  3. Cambio de voz: ronquera, ronquera;
  4. Compactación y agrandamiento de los ganglios linfáticos cervicales.

Además, los síntomas de la enfermedad dependen de la variedad de quistes. Un quiste coloide de la glándula tiroides se caracteriza por la aparición de palpitaciones cardíacas de un paciente y dificultad para respirar, en algunos casos, la temperatura corporal puede aumentar a 40 grados y escalofríos.

En situaciones graves, los quistes supuran, lo que está plagado de desarrollo de sepsis y otras complicaciones graves.

Quiste en mujeres embarazadas

Dado que durante el embarazo, todos los órganos y sistemas de una mujer funcionan en un modo mejorado, en consecuencia, la carga en la glándula tiroides también aumenta.

Un quiste tiroideo en mujeres en una posición interesante se desarrolla como resultado de un fuerte aumento hormonal o una neoplasia de larga evolución progresa bajo la influencia del mismo ajuste hormonal.

Al palpar el frente del cuello de una mujer, el médico revela sellos y ganglios tangibles de la glándula tiroides. Como regla general, los quistes formados durante el embarazo, después del parto y al final del período de lactancia, se resuelven de forma independiente y no requieren tratamiento especial, sino solo observación por parte de un endocrinólogo.

Quiste tiroideo en niños

La formación de quistes tiroideos en niños se observa con mayor frecuencia durante la pubertad y el crecimiento intensivo. El cuerpo no tiene tiempo para adaptarse a los cambios que tienen lugar en el fondo hormonal, como resultado de lo cual se forman quistes y sellos en sus tejidos.

Además, los siguientes factores pueden ser la causa de la formación de quistes tiroideos en un niño:

  • Resfriados frecuentes;
  • Inmunidad débil
  • Tratamiento a largo plazo con cualquier medicamento;
  • Lesiones en el cuello;
  • Operaciones movidas
  • Falta de yodo en el cuerpo;
  • Mala ecología;
  • Enfermedades maternas, transferidas durante el embarazo;
  • Estrés y aumento de la actividad física.

Al revelar un quiste, las glándulas tiroides del niño se registran con el endocrinólogo y se observan cuidadosamente, examinando periódicamente de forma exhaustiva. Los niños pequeños y los adolescentes tienen un riesgo muy alto de que un proceso benigno degenere en un tumor maligno.

Los padres del niño deben estar atentos a los siguientes síntomas que ocurren en el niño:

  • Rechazo de alimentos, quejas de dificultad para tragar;
  • Aumento de la sudoración;
  • Letargo, irritabilidad, mal humor;
  • Aumento de la temperatura corporal a altas tasas (más de 39 grados);
  • Tos y ronquera;
  • Ganglios linfáticos cervicales agrandados.

Si aparecen tales síntomas, se debe mostrar al niño al médico lo antes posible.

Diagnóstico de quistes

Diagnóstico de quistes

Diagnosticar un quiste de la glándula en la mayoría de los casos no es difícil. Las neoplasias grandes son visualmente visibles y palpables. Los quistes pequeños se detectan fácilmente mediante ultrasonido del cuerpo y análisis de sangre para determinar el nivel de hormonas tiroideas.

Para determinar el tipo de quiste y la naturaleza del proceso (benigno o maligno), se perfora una neoplasia, el punteado recibido se envía al laboratorio para su investigación. Sobre la base de los datos obtenidos del procedimiento, el médico prescribe el tratamiento adecuado para el paciente.

Tratamiento de quiste tiroideo

El tamaño de la neoplasia, la naturaleza de la aparición y la gravedad de los síntomas clínicos de la patología determinan en gran medida cómo tratar el quiste tiroideo.

Óptimamente, cuando se detecta un quiste en una etapa temprana de su desarrollo, cuando el tamaño de la neoplasia no supera los 3 cm de diámetro.

En ausencia de crecimiento de quistes y una condición estable del paciente, la neoplasia es simplemente observada por un endocrinólogo, pasa periódicamente pruebas de control y se somete a ultrasonido.

Con el crecimiento del quiste, el trabajo de la glándula puede verse interrumpido, lo que conduce al desarrollo de graves consecuencias y complicaciones para todo el organismo. El tratamiento en esta etapa puede ser conservador o quirúrgico.

Tratamiento de quiste tiroideo

Las soluciones se introducen en la cavidad quística con una aguja delgada especial, lo que hace que sus paredes disminuyan y cicatrice el tejido. Después de esto, se prescriben preparaciones de yodo y análogos sintéticos de las hormonas tiroideas.

Con el crecimiento del quiste o su gran tamaño, el paciente debe someterse a una punción. Se utiliza una aguja delgada para el procedimiento, con la cual se bombea el contenido de la cavidad del quiste y se envía para un examen histológico adicional. Con la supuración del quiste, se prescriben antibióticos al paciente.

Las indicaciones para la intervención quirúrgica son:

  • Crecimiento progresivo de quistes;
  • La presión de la neoplasia sobre los órganos y vasos sanguíneos adyacentes, lo que conduce a la interrupción de su funcionamiento;
  • Recaída de la enfermedad y la formación de nuevos quistes;
  • Renacimiento en cáncer.

Se realiza la extirpación quirúrgica del lóbulo tiroideo afectado.

En algunos casos, la cirugía de hierro se reemplaza por coagulación con láser. Este método es mínimamente invasivo y no tan traumático como la intervención abdominal. Consiste en extraer el quiste con un rayo láser bajo el control del ultrasonido.

¿Cómo tratar el quiste tiroideo con remedios caseros?

Las recetas alternativas no son efectivas con un quiste tiroideo progresivo, además, no acudir al médico y la automedicación con hierbas puede provocar la pérdida de tiempo y la degeneración de la neoplasia en cáncer.

La medicina alternativa se puede usar solo junto con una terapia adecuada recetada por un médico, y no en su lugar.

Para ayudar a que funcione la glándula tiroides, los tés de las siguientes hierbas ayudan:

  • Cinquefoil;
  • Celidonia;
  • Sucesión;
  • Ortiga

Se puede agregar una cucharada de hierba seca a un termo con té negro, insistir, filtrar y beber varias veces al día.

Las consecuencias

Es importante no comenzar el proceso patológico y consultar a un médico a tiempo. Un quiste tiroideo progresivo está plagado de consecuencias negativas:

  • Deterioro del funcionamiento de los órganos internos como resultado de la presión en sus paredes o grandes vasos sanguíneos y nervios;
  • Transformación en cáncer;
  • La formación de abscesos del quiste;
  • Sepsis;
  • La formación de bocio .

Prevención

Para evitar el desarrollo de quistes tiroideos, debe llevar un estilo de vida saludable, no tome medicamentos sin receta médica, trate las enfermedades inflamatorias a tiempo, coma de manera equilibrada.

Interesante

La información se proporciona con fines informativos y de referencia, un médico profesional debe diagnosticar y prescribir el tratamiento. No automedicarse. El | Contacto | Publicidad | © 2018 Medic-Attention.com - Salud en línea
Copiar materiales está prohibido. Personal editorial - info @ medic-attention.com