• Descifrado de pruebas en línea: orina, sangre, general y bioquímica.
  • ¿Qué significan las bacterias y las inclusiones en el análisis de orina?
  • ¿Cómo entender los análisis en un niño?
  • Características del análisis de resonancia magnética
  • Pruebas especiales, ECG y ultrasonido.
  • Normas durante el embarazo y los valores de las desviaciones.
Descifrado de análisis

Pielonefritis aguda: síntomas, tratamiento, dieta, complicaciones.

Que es esto

La pielonefritis aguda y crónica es una enfermedad renal inflamatoria causada por agentes patógenos. Las copas, la pelvis y el parénquima renal están involucrados en el proceso inflamatorio.

Esta enfermedad puede desarrollarse a cualquier edad. En términos de prevalencia, ocupa el segundo lugar, solo superado por las infecciones respiratorias agudas.

Sobre las causas de la pielonefritis aguda

Pielonefritis aguda

La pielonefritis renal aguda siempre se asocia con agentes infecciosos, que son su causa directa. Los patógenos más comunes son las bacterias que normalmente viven en el colon. Esto es:

  • E. coli (encontrado en el 90% de los casos);
  • Klebsiella;
  • Enterobacterias;
  • Estafilococos;
  • Enterococos;
  • Pseudomonas aeruginosa;
  • Proteo

Otros posibles patógenos son: micobacterias tuberculosas, candida, virus.

Los microorganismos pueden ingresar al riñón de varias maneras:

  • Ascender es la forma más común. Implica la multiplicación inicial de microorganismos en la abertura externa de la uretra y su posterior penetración en la vejiga.
  • Hematógena, realizada con bacteriemia, cuando hay bacterias presentes en la sangre, con las cuales penetran en el riñón.
  • Contacto: los microbios se propagan al riñón desde los órganos adyacentes en los que el proceso inflamatorio ya se ha desarrollado.

Existe un mayor riesgo de pielonefritis en personas con factores predisponentes:

  • Retención urinaria debido a la obstrucción del tracto urinario;
  • Diabetes mellitus (aumenta significativamente el riesgo de formas purulentas de la enfermedad);
  • Enfermedad poliquística del riñón;
  • Anomalías en el desarrollo de órganos urinarios y genitales;
  • Urolitiasis;
  • Cateterización de la vejiga.

Según estudios epidemiológicos, hay tres períodos de mayor incidencia de pielonefritis, según la edad:

  1. El período de la primera infancia, cuando la incidencia de las niñas es 8 veces mayor que la de los niños.
  2. Edad reproductiva hasta 35 años: la incidencia de las mujeres prevalece sobre la incidencia de los hombres (7 veces).
  3. Mayor de 60 años, cuando los hombres son más vulnerables que las mujeres (esto se debe al desarrollo frecuente de tumores de próstata en hombres mayores).

Contenido

Síntomas de pielonefritis aguda

Síntomas de pielonefritis aguda

Las formas de pielonefritis aguda determinan la naturaleza de los síntomas clínicos. Cuanto mayor es la actividad del proceso inflamatorio, más fuerte fluye la enfermedad y más diverso es el cuadro clínico.

Las principales formas de pielonefritis aguda son:

  • Serosa, que representa la etapa inicial de inflamación, en la que no hay infiltrado purulento en los riñones;
  • Purulento: la siguiente etapa de inflamación serosa;
  • Apostematoso: se forman múltiples focos pequeños de exudado purulento en los riñones;
  • Carbuncle: la fusión de varios focos purulentos en uno;
  • Un absceso es la formación de una cavidad purulenta en el parénquima renal, precedida por isquemia y necrosis, seguida de la adición de bacterias piógenas.

Síntomas de pielonefritis aguda.

Síntomas de pielonefritis aguda.

La pielonefritis aguda no complicada tiene síntomas clínicos vívidos. Consiste en un síndrome de intoxicación general e inflamatorio local:

  1. La condición del paciente es moderada o severa.
  2. Debilidad, sudoración excesiva.
  3. Fiebre de hasta 40 ° C con escalofríos.
  4. Náuseas acompañadas de vómitos.
  5. Dolor de cabeza
  6. Aumento de la micción (a diferencia de la cistitis, es indolora).
  7. Dolor en la región lumbar de dolor o calambres en la naturaleza.

En el contexto de un estado de inmunidad deprimido, la pielonefritis aguda puede ocurrir de forma atípica, simulando una lesión del tracto gastrointestinal.

Diagnóstico de pielonefritis aguda

El diagnóstico de pielonefritis aguda se basa en los resultados de 2 pruebas principales:

  • Examen clínico general de orina (a veces se requiere un análisis de Nechiporenko con recuento de leucocitos dirigido).
  • Estudio bacteriológico de orina con determinación de sensibilidad a antibióticos de microorganismos aislados.

El análisis de orina en pielonefritis aguda será confiable e informativo solo si se observan las reglas para recolectarlo. Estos incluyen:

  • Recolección de un flujo promedio de orina (los primeros 10 ml son orina de la uretra, y el resto es orina de la vejiga, filtrada en los riñones).
  • El hombre debe quitar el prepucio y enjuagar bien el glande.
  • Una mujer debe enjuagar bien los genitales y luego cerrar la vagina con una bola de algodón para evitar que los microorganismos entren en la orina.

Los signos de laboratorio de pielonefritis aguda son:

  • Un mayor número de leucocitos en el sedimento urinario.
  • Identificación de bacterias.
  • Una pequeña cantidad de glóbulos rojos, lo que indica necrosis y cálculos en el tracto urinario.

NB La leucocituria y la bacteriuria no siempre se detectan en pacientes con pielonefritis. Por lo tanto, la ausencia de estos signos no excluye este diagnóstico. Muy a menudo, se observa una situación similar con pielonefritis apostematosa y un absceso, cuando los focos purulentos se encuentran en las capas superiores de la sustancia cortical del riñón.

El criterio diagnóstico de pielonefritis durante los estudios bacteriológicos es un título microbiano de más de 104 UFC / ml. Si los indicadores están por debajo de este valor, entonces no hay infección en el tracto urinario.

El examen de ultrasonido es adicional a lo anterior. Se lleva a cabo para estudiar la estructura de los riñones y excluir procesos patológicos locales (focos y quistes purulentos) y anomalías en ellos. Con él, puede determinar la presencia de obstrucción del tracto urinario.

En casos de diagnóstico difíciles, se requiere recurrir a la radiografía y la tomografía computarizada.

Tratamiento de pielonefritis aguda, antibióticos.

El tratamiento de la pielonefritis aguda se realiza con el paciente cumpliendo con el reposo en cama. La dirección principal de la terapia es la prescripción obligatoria de antibióticos por un período de 1-2 semanas.

El grupo de elección son las fluoroquinolonas, ya que E. coli (como el agente causal más común) exhibe una mayor sensibilidad a ellas. En algunos casos, se pueden recetar penicilinas protegidas.

Si el paciente está en una condición grave, el tratamiento con antibióticos comienza con una inyección. Y después de la mejora clínica y de laboratorio, cambian a formas de tabletas.

La segunda dirección en el tratamiento es la administración de fármacos antiespasmódicos y antiinflamatorios. Este último no solo detiene la reacción inflamatoria en los riñones, sino que también reduce la temperatura corporal elevada, normalizando el bienestar.

En algunos casos, los pacientes pueden requerir tratamiento quirúrgico. Las indicaciones para él son:

  • Destrucción del parénquima renal (inflamación purulenta).
  • Violación de la salida de orina.

Con focos purulentos, según su tamaño, se puede realizar la extracción completa del riñón (nefrectomía) o el drenaje del absceso a través de la piel bajo control por ultrasonido. La urodinámica perturbada (salida de orina) implica cateterismo ureteral.

Dieta para la enfermedad

La dieta para la pielonefritis aguda (dieta No. 7) juega un papel importante en la restauración rápida y más completa de la función renal. Implica una restricción de los productos proteicos y la exclusión completa de la sal, mientras que la cantidad de grasas y carbohidratos permanece dentro del rango normal.

El volumen diario de líquido no debe exceder los 800 ml. Se prohíben las sustancias extractivas.

Los pacientes con pielonefritis tienen permitido:

  • Pan sin proteínas y salvado;
  • Sopas, pero en el segundo caldo;
  • Carne baja en grasa (los primeros 14 días de la enfermedad, se debe reducir su cantidad en la dieta y luego se puede aumentar la porción diaria);
  • Pescado bajo en grasa;
  • Huevos (no más de 2 por semana);
  • Productos lácteos y leche (con moderación);
  • Verduras y frutas;
  • Queso bajo en grasa y sin sal;
  • Café y té débiles.

De la dieta debe excluirse:

  • Pan negro y trigo;
  • Encurtidos;
  • Caldos a base de carne, pescado y champiñones;
  • Carne grasosa, incluyendo y salchichas;
  • Legumbres y champiñones;
  • Cebollas y ajos;
  • Café fuerte y chocolate;
  • Cualquier tipo de alcohol;
  • Agua mineral enriquecida con sodio.

En el marco de la dieta No. 7, el procesamiento culinario puede ser diferente: hervir, hornear y cocinar al vapor. El asado también está permitido. La temperatura de la comida no importa.

Complicaciones de la pielonefritis.

La pielonefritis aguda, que continúa sin complicaciones, "responde" muy rápidamente a la terapia con antibióticos en curso. El daño residual al parénquima renal es mínimo o incluso ausente, especialmente con la enfermedad en la infancia (todos los cambios son reversibles).

Los episodios repetidos de la enfermedad son poco frecuentes.

Sin embargo, después de la pielonefritis aguda en casos raros, se pueden desarrollar resultados adversos:

  • La nefrosclerosis es la formación de cicatrices en el riñón, lo que conduce a una disminución de su función.
  • Insuficiencia renal aguda (el inicio oportuno del tratamiento contribuye a una resolución exitosa).
  • Síndrome séptico (su desarrollo predispone a la presencia de diabetes en el paciente)

Una complicación muy rara con un curso agresivo es la pielonefritis xantogranulomatosa. Se caracteriza por la presencia de una gran cantidad de linfocitos y macrófagos en el parénquima renal, estimulando la formación de inclusiones lipídicas y la multiplicación celular incontrolada.

Estos signos acercan la pielonefritis xantogranulomatosa a un tumor maligno. Por lo tanto, en el diagnóstico, se le da un papel importante al examen histológico competente.

Prevención de pielonefritis aguda.

Las medidas preventivas ayudarán a prevenir el desarrollo de pielonefritis aguda en pacientes en riesgo. Se recomiendan

  • Tratamiento oportuno de dientes cariados y otras enfermedades de la cavidad oral, patología de órganos ENT.
  • Orinar regularmente, eliminando el estancamiento de la orina.
  • Endurecimiento y fortalecimiento de la inmunidad.
  • Higiene genital.
Interesante

La información se proporciona con fines informativos y de referencia, un médico profesional debe diagnosticar y prescribir el tratamiento. No automedicarse. El | Contacto | Publicidad | © 2018 Medic-Attention.com - Salud en línea
Copiar materiales está prohibido. Personal editorial - info @ medic-attention.com