• Descodificación de pruebas en línea: orina, sangre, general y bioquímica.
  • ¿Qué significan las bacterias y las inclusiones en el análisis de orina?
  • ¿Cómo entender el análisis del niño?
  • Características del análisis de MRI
  • Pruebas especiales, ECG y ultrasonido
  • Tasas de embarazo y valores de varianza.
Explicación de análisis

Absceso de Paratonzillar: síntomas y tratamiento, causas

¿Qué es? El absceso de Paratonzillar es la etapa más severa de paratonzillitis, que es una inflamación de la celulosa que rodea las amígdalas palatinas.

La incidencia máxima de paratonsillitis cae en la edad de 15 a 30 años, otros grupos de edad sufren mucho menos. La patología ocurre con la misma frecuencia en hombres y mujeres.

Sobre la enfermedad y las causas

Absceso parathonsillar

Si las amígdalas, que generalmente se llaman amígdalas, son propensas a la inflamación frecuente (angina), el resultado es un proceso crónico (amigdalitis crónica). En el 80% de las amigdalitis crónicas conduce al desarrollo de paratonzilitis con su transición al absceso paratonsillar.

La aparición del absceso paratonsillar se asocia con las características anatómicas de la estructura de las amígdalas palatinas y los tejidos circundantes. En las amígdalas hay depresiones, criptas, que están llenas de contenido purulento. Criptas especialmente profundas se encuentran en la parte superior de la amígdala, donde el proceso inflamatorio con amigdalitis se observa con mayor frecuencia.

Con el tiempo, se forma tejido cicatricial en el sitio de los focos inflamatorios, lo que impide la salida normal del líquido inflamatorio y el pus de las hendiduras en las amígdalas.

En el caso de una nueva inflamación, la limpieza de las criptas alteradas se ralentiza y la infección de las amígdalas se extiende hacia adentro: a través de las glándulas de Weber hacia la celulosa localizada alrededor de las amígdalas, es decir, en el espacio paratonsillar.

El área alrededor del polo superior de las amígdalas, una vez más, es más susceptible al desarrollo de infección debido a la pronunciada flojedad de su fibra, por lo que la localización del absceso es la más frecuente.

Dado el hecho de que la amigdalitis local crónica causa debilitamiento local y general de las defensas del cuerpo, el desarrollo de inflamación en el espacio paratonsillar después de la infección puede ocurrir muy fácilmente.

Otras causas de absceso paratonsillar pueden ser cualquier supuración en la boca: caries de las "muelas del juicio" de la mandíbula inferior, periostitis, inflamación purulenta de las glándulas salivales, así como traumatismos en la faringe y el cuello. Rara vez la infección puede obtener otogenmnym manera, es decir a través del oído interno, y hematógena, a través de la sangre.

El grupo de riesgo para el desarrollo de absceso paratonsillar incluye categorías de pacientes que padecen las siguientes enfermedades:

  • Diabetes mellitus;
  • Anemia;
  • Inmunodeficiencia;
  • Procesos oncológicos, etc.

En el contexto de las condiciones patológicas enumeradas anteriormente, se observa inmunosupresión. En primer lugar, la inmunidad local sufre. Por lo tanto, la penetración de microorganismos patógenos en las amígdalas ocurre fácilmente.

Con la misma facilidad, superan otras barreras protectoras y entran al torrente sanguíneo y al espacio que rodea las amígdalas. Con el tiempo, el proceso de catarral a purulento, que se interpreta como un absceso paratonsillar.

Contenido

Tipos y clasificación

Paratonzilit puede aparecer en forma de tres formas clínicas y morfológicas, que son etapas sucesivas del proceso inflamatorio. La detección y el tratamiento de formas tempranas de paratonzilitis pueden prevenir el desarrollo de un absceso. Pero generalmente se disfrazan como signos de dolor de garganta habitual con una infección respiratoria aguda de origen viral.

Las formas de paratonzilitis son las siguientes:

1. Edemas. Esta forma rara vez se diagnostica, ya que se manifiesta por un leve dolor en la garganta, que puede explicarse por otras causas, por ejemplo, hipotermia. Por lo tanto, la enfermedad pasa fácilmente a la siguiente etapa más severa.

2. Infiltrativo. Con esta forma, alrededor del 10-15% de todos los pacientes con paratonzilitis llegan al médico. Se caracteriza por la aparición de signos de intoxicación, como fiebre, dolor de cabeza, debilidad y síntomas locales: dolor y enrojecimiento de la garganta, dolor al tragar. Como regla, el tratamiento para pacientes con paratonzillitis se prescribe en esta etapa.

3. Forma de absceso , que es el absceso parathonsillar real. Se desarrolla en 80-85% de los pacientes con paratonzilitis, si no se lleva a cabo un diagnóstico y tratamiento oportunos. El absceso parathonsilar puede tener una localización diferente. Con esto en mente, se distinguen cuatro tipos de abscesos:

  • Supratonsillar y anterior - localizado sobre la amígdala, entre él y el arco palatino anterior, observado en 70% (la forma más frecuente);
  • Posterior - se desarrolla entre la amígdala y el arco posterior, el segundo en frecuencia - 16% de los casos;
  • Más bajo - se forma entre la parte inferior de la amígdala y la parte lateral de la faringe, se observa en el 7% de los pacientes;
  • Lateral o lateral, ubicado entre la parte media de la amígdala y la faringe. Esta es la localización más rara, que ocurre en 4% de los casos. Pero el más pesado, porque con esta disposición, las peores condiciones para romperse y limpiar la cavidad del absceso. Como resultado, el exudado purulento se acumula en este espacio y comienza a destruir los tejidos circundantes.

El lado de la derrota en el absceso no depende directamente. Por lo tanto, el absceso paratonsillar del lado izquierdo se observa con la misma frecuencia que el absceso del lado derecho.

No existen prerrequisitos anatómicos para un desarrollo más frecuente de un absceso de un lado u otro. Por lo tanto, durante el diagnóstico debe guiarse por la gravedad y la naturaleza de los síntomas clínicos.

Síntomas del absceso paratonsillar

Síntomas del absceso paratonsillar

En el absceso paratonsillar, los síntomas aparecen principalmente en el lado de la formación de un foco purulento. Con el tiempo, pueden moverse hacia el lado opuesto, lo que llevará a agravar la condición del paciente.

El desarrollo de la supuración de celulosa indicará:

  • Deterioro del bienestar general;
  • El aumento de la temperatura a cifras elevadas es 38.5-39 ° С (sin embargo, en pacientes con inmunidad fuertemente reducida, la temperatura puede permanecer dentro de los límites normales o incluso más bajos - hipotermia);
  • Aumento de dolor en la garganta. Se convierte en "sacudidas", extendiéndose en el área de la oreja, mandíbulas;
  • Aumento del dolor al tragar, que es tan pronunciado que el paciente se niega a comer y beber, para no provocar esta ganancia. Como resultado, el cuerpo desarrolla una deficiencia de vitaminas y otros nutrientes;
  • Copiosa saliva Surge como un reflejo de la irritación de las glándulas salivales. La saliva fluye de la boca, ya que el paciente teme volver a tragar debido al dolor. Esto conduce a la maceración de la piel alrededor de la boca y la formación de convulsiones en sus esquinas;
  • Olor pútrido de la boca, asociado con la vida de las bacterias piógenas, lo que condujo al desarrollo de un absceso;
  • Trismo de la musculatura masticatoria - espasmo de los músculos, grados variables de severidad, que no permite que la boca se abra de par en par;
  • Slurred speech, congestión nasal para prevenir el dolor;
  • Cuando se gira la cabeza, se observa dolor en el cuello cuando la inflamación se disemina a los músculos y los ganglios linfáticos del cuello. Siempre indica el descuido del proceso patológico;
  • Llorando mientras tratas de tragar comida líquida.

El estado general del paciente exacerba la tensión psicológica asociada con el dolor constante y severo, que agota emocionalmente, interrumpe el sueño normal y conduce a la inanición forzada.

La salivación hace que adopte una postura forzada, ya sea acostada de costado o sentada, inclinando la cabeza hacia delante para garantizar el flujo de saliva sin tragar.

Del 4º al 5º día del desarrollo de la enfermedad, puede producirse una disección espontánea del absceso "maduro". El estado del paciente mejora bruscamente, la temperatura disminuye, el dolor doloroso en la garganta desaparece. En este caso, no se realiza una abertura quirúrgica artificial del absceso.

El paciente solo recomienda enjuagar y tratar la cavidad abierta con antisépticos.

El absceso paratonsillar con localización superior típica se puede detectar de forma independiente cuando se examina la garganta. Parece una formación globular con una superficie tensa que se hincha por encima de la amígdala hacia arriba y hacia la parte media de la faringe.

La mucosa sobre la formación es de color rojo brillante, a veces puede verse un color purpúreo blanco y amarillo a través de ella. Con la palpación, se puede determinar la zona de fluctuación: ablandamiento purulento. Muy a menudo, se produce un avance en esta zona debido a la fusión enzimática de la envoltura de revestimiento.

Tratamiento del absceso paratonsillar

Tratamiento del absceso paratonsillar

Después del diagnóstico de absceso paratonsillar, el tratamiento siempre se realiza en un hospital, los métodos de terapia domiciliaria son imposibles. En este caso, se realiza inmediatamente una disección quirúrgica del absceso paratonsillar.

Realizar anestesia local preliminar con una solución de dicaína, lidocaína u otro anestésico local. Luego haga una incisión con un bisturí en el sitio más prominente con la posterior expansión de la cavidad del absceso con pinzas faríngeas y purgando la cavidad purulenta.

En la etapa final, la herida se trata con una solución antiséptica. Para un mejor flujo de pus en la cavidad abierta, se deja drenaje (un graduado de caucho), a través del cual sale el exudado patológico.

Con un absceso "frío", es importante tener en cuenta la frecuencia de las exacerbaciones para elegir la táctica más racional. Si un paciente a menudo tiene dolores de garganta frecuentes durante la entrevista, retire inmediatamente las amígdalas de ambos lados para evitar la recurrencia de abscesos.

Si los dolores de garganta no son frecuentes, entonces las amígdalas después de abrir el absceso no se eliminan, y se recomienda hacerlo 1-1, 5 meses después del tratamiento actual. En este caso, el riesgo de complicaciones inflamatorias en el postoperatorio es mínimo.

Después de la operación, se realiza un tratamiento conservador. Implica tomar medicamentos y tratar la cavidad abierta.

Los principios del tratamiento conservador son:

  • El régimen es ropa de cama, la comida es líquida, abundante bebida caliente. Con dolor severo e incapacidad de tragar antes de abrir un absceso, aliméntelo con mezclas especiales a través de la sonda o prescriba goteo intravenoso al 5% de glucosa, dextrano, solución al 0.9% de cloruro de sodio;
  • Recepción de medicamentos antibacterianos dentro y por vía intramuscular: cefazolina, cefuraksim, ceftriaxona, gentamicina, amikacina, penicilina, amoxicilina. La elección del antibiótico depende de las características clínicas y epidemiológicas de la enfermedad, lo que nos permite suponer el agente causal más probable del absceso;
  • Para desintoxicar hemodesis de goteo intravenoso y otros medicamentos (esta dirección está indicada para pacientes con afección moderada y grave);
  • Hacer gárgaras con una solución de furacilina, miramistina y otras drogas antisépticas;
  • Para la prevención de las complicaciones fúngicas con la terapia con antibióticos, designe intraconazol;
  • Para analgesia use analgin por vía intramuscular, paracetamol por dentro;
  • Antihistamínicos para prevenir el organismo alérgico;
  • Medicamentos antiinflamatorios que ayudan además de detener el dolor.

Cabe señalar que en el período agudo en presencia de dolor severo, los fármacos se designan por vía parenteral: intramuscular, intravenosa o rectal (en el recto).

Introducción a través de la boca (oral) es inaceptable, porque exacerba las manifestaciones clínicas existentes. Tal camino es posible cuando los cambios inflamatorios disminuyeron.

Complicaciones de absceso

Con el absceso paratonsillar de la garganta, las complicaciones serán las opciones para un mayor desarrollo del proceso purulento. Cuando la infección se disemina al espacio retrofaríngeo, se desarrollan un absceso parafaríngeo y un flemón.

Estas complicaciones pueden ocurrir con los avances del absceso paratonsillar y con daño accidental a la pared faríngea durante la disección del absceso. El absceso parafaríngeo puede ser limitado y curado rápidamente con detección oportuna y tratamiento quirúrgico. Sin tratamiento, es peligroso para el desarrollo de sepsis y flemón del cuello, así como una fuerte violación de la respiración debido a la compresión de la faringe desde el exterior.

Cuello de flemón: una afección peligrosa y potencialmente mortal asociada con la rápida propagación de la infección anatómicamente posible en el cuello de celulosa.

Requiere tratamiento quirúrgico en el menor tiempo posible, ya que no puede abrirse de manera independiente debido a la profundidad de su ubicación, y por lo tanto es peligroso para el desarrollo de mediastenitis y sepsis. La mediastenitis es un proceso inflamatorio del mediastino, que incluye el corazón, los vasos grandes (aorta, huecos y venas pulmonares), etc.

Mediastenitis purulenta: supuración del tejido del mediastino (área detrás del tórax). Una de las formas más severas de infección purulenta de los tejidos blandos.

Su peculiaridad es un diagnóstico complicado en las primeras etapas. El tratamiento consiste en la eliminación de la causa original, la limpieza quirúrgica de las cavidades supuradas. El éxito del tratamiento depende de la puntualidad de su iniciación. El retraso crea una amenaza seria a la vida.

Todas las complicaciones purulentas están sujetas a un tratamiento intensivo con medicamentos antibacterianos. La efectividad comprobada de la generación de cefalosporinas 3 y 4: cefoperazona, ceftriaxona, ceftazidima, cefepima. Complemente el tratamiento con medicamentos inmunomoduladores.

Con la selección correcta de antibióticos, su eficacia puede evaluarse después de 48 horas. Si la condición del paciente no mejora, entonces se requiere un cambio en los medicamentos antibacterianos.

Interesante

La información se proporciona con fines de información y referencia, un médico profesional debe prescribir un diagnóstico y prescribir un tratamiento. No te automediques. | Contactanos | Publicidad | © 2018 Medic-Attention.com - Salud en línea
La copia de materiales está prohibida. Sitio editorial - info @ medic-attention.com