• Descodificación de pruebas en línea: orina, sangre, general y bioquímica.
  • ¿Qué significan las bacterias y las inclusiones en el análisis de orina?
  • ¿Cómo entender el análisis del niño?
  • Características del análisis de MRI
  • Pruebas especiales, ECG y ultrasonido
  • Tasas de embarazo y valores de varianza.
Explicación de análisis

Hematoma retrochorrial en el embarazo temprano

En algunos casos, el embarazo se ve amenazado por un aborto espontáneo. Con frecuencia, la consecuencia de este diagnóstico es un hematoma retrocórico: una acumulación de sangre formada entre el corion y el huevo fetal. En el ultrasonido se define como una mancha oscura ubicada en el área de inserción del embrión a la membrana fetal.

Chorion es el precursor de la placenta, que se formará en un período de 14-15 semanas. Hasta este punto, se trata de una envolvente exterior vellosa del feto, que se fusionó con el epitelio del útero, como resultado de lo cual se entrelazaron los vasos sanguíneos del embrión y la madre.

El hematoma es una colección de secreción sanguinolenta, localizada en un lugar determinado. El hematoma retrochorrial se forma en la parte donde solía haber un desprendimiento del óvulo fetal durante un aborto amenazante.

Contenido

Las causas del hematoma retrochorial en el embarazo

Las causas del hematoma retrochorial en el embarazo

El hematoma retrocordal ocurre en el útero durante las primeras etapas del embarazo, principalmente hasta las 16-17 semanas. Es decir, el período de su posible aparición coincide con el momento de la formación de la placenta. Las razones para la formación de coágulos de sangre entre el huevo fetal y el corion pueden ser varias:

1) Fallo hormonal : la testosterona alta y la prolactina pueden obstaculizar el metabolismo normal entre la madre y el feto, lo que lleva a la aparición del desprendimiento. La causa más frecuente de la naturaleza hormonal es la falta de progesterona.

Para evitar el comienzo del proceso de separación del huevo fetal del corion, los médicos prescriben la recepción de análogos sintéticos de progestinas: Dufaston y Utrozhestan. En los casos en que una escasez de progesterona provocó un gran desprendimiento, se prescribe una terapia hormonal de emergencia, que implica tomar altas dosis de Dufaston a intervalos regulares.

2) Exceso de esfuerzo físico : la fatiga puede llevar al útero a un tono aumentado. Cuanto mayor sea el período de gestación, mayor será la probabilidad de que la musculatura del útero se vuelva tensa y se endurezca.

El espástico puede provocar un desprendimiento del huevo fetal y el comienzo de las peleas. El tono aumentado se trata con la ayuda de goteros y medicamentos tomados internamente.

3) Exacerbación de las ETS : provoca el comienzo de un vasto proceso inflamatorio no solo del cuerpo del útero, sino de los órganos pélvicos como un todo. Como resultado, la red de vasos sanguíneos del óvulo fetal se llena de coágulos de sangre, porque para suprimir las infecciones, el cuerpo femenino comienza a producir activamente plaquetas.

El embrión deja de recibir la nutrición necesaria y el corion pierde su capacidad de permanecer en la superficie del huevo fetal. Como resultado, comienza un desprendimiento, que crea una amenaza de aborto involuntario.

4) Influencia excesiva de la vibración : en tales casos, la amenaza de separación del corion solo es relevante en períodos de gestación pequeños, hasta 8 semanas. La vibración provoca una violación de la circulación del huevo fetal, las ondas de vibración contribuyen a la estratificación gradual de los tejidos.

Es por esta razón que durante un período de 3-4 semanas, los médicos intentan no realizar diagnósticos de ultrasonido con demasiada frecuencia si una mujer tiene una amenaza de aborto espontáneo.

5) Enfermedades asociadas con violaciones de la coagulación de la sangre: en este caso, la mayoría de las veces se refieren a pacientes con trombofilia. Esta es una enfermedad genética que promueve un aumento de la trombosis.

Las mujeres con trombofilia son extremadamente difíciles de concebir: su embarazo está constantemente expuesto a la amenaza de insuficiencia fetoplacentaria y desprendimiento de la placenta.

Obviamente, todas estas causas conducen al mismo resultado: la separación del huevo fetal del corion, que conduce a la formación de un hematoma retrocórico.

Signos de hematoma por ultrasonido

  • La deformación del huevo fetal ocurre debido al hecho de que el borde de pelado comienza a "hundirse". Cuanto más grande es el hematoma, más irregular es la forma del huevo fetal.
  • Engrosamiento de la pared uterina: se produce un aumento en el miometrio en el lado donde se observa el desprendimiento.
  • La presencia de una cavidad llena de secreciones de sangre - en el monitor se muestra en forma de una mancha oscura separada del huevo fetal por una pared delgada - la envoltura interna del embrión.

Síntomas del hematoma retrochorial

Por lo general, un pequeño hematoma retrocórico no tiene manifestaciones externas, y la mujer solo lo descubre en la sala de diagnóstico por ultrasonido. Las formas más graves, peligrosas para la vida del feto, tienen los siguientes síntomas:

  • Dolores de dibujo en la parte inferior del abdomen.
  • Descarga sangrienta Mientras más abundante y brillante sea la sangre, más serio es el desprendimiento y los hematomas.
  • Dolor cólico. Usualmente surgen cuando hay muy pocas posibilidades de salvar a un niño.
  • Deterioro del estado general de la embarazada: mareos, pérdida de conocimiento, pérdida de fuerza.

Si tiene síntomas de ansiedad, debe llamar urgentemente a una ambulancia, porque el hematoma retrocórico es una patología que representa una amenaza grave para la vida del feto. Cuanto más rápido logren los médicos detener el desprendimiento placentario, menor será el volumen del hematoma.

Consecuencias del hematoma retrochorial

Consecuencias del hematoma retrochorial

Al evaluar las consecuencias del hematoma retrochorial en el embarazo para un niño, el médico determina la escala de la educación. Después de que se elimine la causa de la amenaza de aborto involuntario, el ginecólogo tendrá que tratar la acumulación de sangre entre el corion y el óvulo fetal.

  • Pequeño hematoma, hasta 10% del tamaño del huevo fetal

El tratamiento no está expuesto, ya que no representa una amenaza para la vida del feto. Poco a poco se disuelve de forma independiente, y la producción de estos extractos menores de sangre permanece inadvertida para la futura madre, ya que son muy pocos.

  • Hematoma promedio, hasta 35% del tamaño del huevo fetal

Sometido a tratamiento, es la causa de la hipoxia fetal. Sin embargo, la falta de oxígeno no es catastrófica y no representa una amenaza para la vida del feto. En este caso, solo se puede observar el retraso del crecimiento intrauterino del niño.

  • Hematoma extenso, más del 40% del tamaño del huevo fetal

Requiere tratamiento urgente, representa una seria amenaza no solo para el desarrollo, sino también para la vida del feto. Causa hipoxia grave del niño y una violación de la circulación sanguínea en la red de vasos sanguíneos del huevo fetal.

Una mujer no puede evaluar de forma independiente el grado de peligro, por lo que debe seguir las indicaciones del médico. El especialista en diagnóstico por ultrasonido medirá el volumen del hematoma retrocórico, y el ginecólogo decidirá si hay necesidad de tratamiento.

Tratamiento con hematoma del hematoma retrochorial

Los métodos de tratamiento incluyen tomar medicamentos y cambiar el estilo de vida. Dichos cambios serán temporales y deberán desaparecer una vez que se resuelva el hematoma retrocorpórico.

El reposo en cama está indicado para grandes grupos de sangre. Es necesario para reducir la probabilidad de un tono uterino elevado al caminar y otros esfuerzos físicos. La espasticidad del miometrio que ha aparecido solo agravará la condición fetal y fortalecerá su hipoxia.

Terapia con medicamentos : implica el uso de agentes hemostáticos, como Dicinon, Vikasol. Dependiendo de la gravedad del hematoma, se pueden administrar en tabletas o inyecciones. Las situaciones de emergencia requieren inyección intramuscular.

Para fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos, se pueden prescribir Ascorutin y vitamina C. Además de detener el sangrado interno, el médico debe recetar los medios para mejorar el flujo sanguíneo placentario, como ácido fólico y vitamina E. Si surge la amenaza de FPN, el médico debe estar conectado al esquema tratamiento Actovegin o Flebodia, pero con gran precaución.

Es necesario preguntarle al ginecólogo cómo se va el hematoma retrocórico después del tratamiento, ya que la escasa descarga marrón aparecida puede asustar a las mujeres embarazadas.

Con el tratamiento exitoso oportuno de la patología, una mujer tiene todas las posibilidades de dar a luz a un niño sano en el momento adecuado. Por lo tanto, si se detectan coágulos de sangre durante la formación de la placenta, es importante consultar a un médico lo antes posible.

Interesante

La información se proporciona con fines de información y referencia, un médico profesional debe prescribir un diagnóstico y prescribir un tratamiento. No te automediques. | Contactanos | Publicidad | © 2018 Medic-Attention.com - Salud en línea
La copia de materiales está prohibida. Sitio editorial - info @ medic-attention.com