• Descodificación de pruebas en línea: orina, sangre, general y bioquímica.
  • ¿Qué significan las bacterias y las inclusiones en el análisis de orina?
  • ¿Cómo entender el análisis del niño?
  • Características del análisis de MRI
  • Pruebas especiales, ECG y ultrasonido
  • Tasas de embarazo y valores de varianza.
Explicación de análisis

Hemorragia subaracnoidea: diagnóstico y tratamiento de una afección potencialmente mortal

La hemorragia subaracnoidea es una condición patológica generalizada que ocupa el tercer lugar en la frecuencia de aparición entre todos los tipos de accidentes cerebrovasculares cerebrales. Muy a menudo se desarrolla en personas de 30 a 55 años.

Contenido

¿Qué es la hemorragia subaracnoidea?

El cerebro humano está cubierto con tres capas:

  • externo (sólido);
  • promedio (aracnoide);
  • interno (vascular).

El espacio que se encuentra entre las capas dura y aracnoidea se denomina subdural, y entre la aracnoides y la vasculatura es subaracnoideo (o subaracnoideo).

Conchas del cerebro

Las conchas del cerebro, entre las cuales se forman las cavidades

La salida de sangre hacia el espacio subaracnoideo o la acumulación de sus pliegues, causada por una violación de la microcirculación, vasoespasmo y daño a la corteza cerebral, se denomina subaracnoideo.

Esta afección patológica también puede denominarse hemorragia intracraneal, accidente cerebrovascular hemorrágico o SAK.

Hemorragia subaracnoidea

La hemorragia subaracnoidea debido a la ruptura de los vasos es una condición muy peligrosa

El grupo de riesgo para el desarrollo de hemorragia en el cerebro incluye pacientes:

  • hipertensión;
  • enfermedades autoinmunes y degenerativas de vasos cerebrales;
  • que toman medicamentos anticoagulantes, es decir, medicamentos que reducen la capacidad de coagulación de la sangre;
  • con tumores del cerebro y sus membranas;
  • con formaciones aneurismáticas de vasos cerebrales;
  • con lesiones infecciosas y fúngicas de las arterias y venas de la cabeza;
  • con adicción a las drogas de la cocaína.

Clasificación de hemorragias en el espacio subaracnoideo: no traumática, traumática, primaria, aislada y otras

Si el vaso está dañado, la salida de sangre puede ocurrir no solo debajo de la membrana subaracnoidea, sino también en estructuras anatómicas vecinas. Por lo tanto, se distinguen los siguientes tipos:

  • aislado - SAK está limitado a las conchas del cerebro;
  • hemorragia subaracnoidea-parénquima - ocurre en el tejido cerebral;
  • hemorragia subaracnoideaventricular en uno de los ventrículos (formación anatómica del cerebro);
  • hemorragia subaracnoidea-parenquimatosa-ventricular - afecta no solo a la sustancia, sino también a los ventrículos del cerebro.
ruptura

La causa principal de la hemorragia subaracnoidea es una violación de la integridad de la pared de la arteria intracraneal

Por razones de origen, el SAC distingue:

  • La energía mecánica traumática cuando se golpea en la cabeza es tan fuerte que puede causar una ruptura de la arteria o vena de la cáscara o parénquima del cerebro. Las consecuencias de tal impacto son impredecibles y dependen de su fuerza, el calibre del vaso y el lugar de la hemorragia;
  • no traumático: se desarrolla debido a una anomalía en el desarrollo del vaso, procesos infecciosos, patología del sistema de coagulación sanguínea o un aumento momentáneo de la presión arterial.

El SAK primario o espontáneo ocurre solo con malformaciones de la vasculatura cerebral. La secundaria es causada por una variedad de factores externos que provocan una ruptura en la vena o la arteria.

Causas y factores de desarrollo de IAC

Los factores que pueden conducir a la hemorragia subaracnoidea se dividen condicionalmente en varios grupos:

  1. Estructural o anatómica - patología del desarrollo de la pared vascular o una violación de su integridad.
  2. Violación de la hemodinámica causada por la presión arterial alta.
  3. Disfunción del sistema de coagulación de la sangre.

Muy a menudo, la causa de la hemorragia subaracnoidea es la ruptura de un aneurisma sacular, cuyo tamaño puede oscilar entre 2 mm y varios centímetros.

Con menos frecuencia, CAA causa patologías del flujo venoso del cerebro, destrucción de vasos sanguíneos por los tumores, lesiones ateroscleróticas de las arterias, que conducen a su estratificación.

Las sustancias tóxicas y algunos medicamentos afectan la condición de la pared vascular, lo que conduce a su ruptura en lugares débiles. Por ejemplo, el manitol, que se usa para la hipertensión intracraneal, tiene la propiedad de causar un síndrome de retroceso en conexión con procesos bioquímicos complejos. Un fuerte aumento de los índices de presión espasmos las arterias cerebrales y puede provocar su ruptura.

A menudo, la hemorragia subaracnoidea ocurre después de una lesión cerebral traumática.

La pancreatitis rara, que en formas descuidadas conduce a la liberación de enzimas del páncreas en la sangre, que daña la membrana vascular cerebral, es una causa muy rara de SAK. Un fenómeno similar ocurre en intervenciones quirúrgicas en la glándula.

Elena Malysheva sobre la hemorragia subaracnoidea - video

Síntomas y signos de hemorragia subaracnoidea

Las manifestaciones clínicas de SAC se dividen condicionalmente en tres períodos, cada uno de los cuales tiene su propia sintomatología. Depende de los procesos patogénicos que ocurren después de la ruptura del vaso.

  1. Dogemorragichesky, o el período anterior al comienzo de la hemorragia en el espacio subaracnoideo, se manifiesta por dolores de cabeza periódicos unilaterales, mareos sin causa, pérdida de visión. Si el aneurisma del vaso se encuentra en el parénquima del cerebro, el paciente puede tener ataques epilépticos, una fractura en los ojos, una caída de una parte de los campos visuales, un espasmo de los músculos faciales. El diagnóstico de este período es muy difícil, ya que la mitad de los pacientes no manifiesta una formación aneurismática.
  2. Periodo hemorrágico: la sangre que fluye de un aneurisma o un vaso traumáticamente dañado, comienza a llenar no solo el espacio subaracnoideo, sino también otras formaciones cerebrales (ventrículos, un sistema de cisternas y conductos de licor), causando una mayor presión en ellos y un aumento en el volumen de LCR líquido que lava el cerebro y la médula espinal). Clínicamente, esto se manifiesta por dolor de cabeza agudo, calor en todo el cuerpo, una sensación de propagación de líquido caliente por la cabeza. El mareo se intensifica y después de un tiempo hay una pérdida de conciencia, hasta un coma. Dos semanas más tarde, también hay una pérdida de memoria, un trastorno del habla oral y escrita, un deterioro en la salud mental, así como el desarrollo de paresia y parálisis. Si la hemorragia ocurre en el tallo cerebral, donde se encuentran los centros de actividad respiratoria y cardíaca, entonces el resultado letal es inevitable.
  3. Periodo posthemorrágico: ocurre después de la eliminación del sangrado, y sus manifestaciones dependen del grado de daño a las estructuras del cerebro y de la velocidad de la atención médica especializada. La hemorragia masiva puede conducir a edema del cerebro e hidrocefalia (un aumento en el tamaño del cráneo), lo que aumenta aún más el curso de la enfermedad. A menudo, después de dejar el coma, el paciente tendrá síntomas de amnesia, retraso mental, falta o disminución de la sensibilidad en las extremidades.

Características del SAK cerebral en niños y recién nacidos

Las causas de los trastornos circulatorios y la hemorragia subaracnoidea en los recién nacidos pueden dar a luz a un trauma y una exposición prolongada sin oxígeno. Un bajo nivel de oxígeno en la sangre con una combinación de otros daños cerebrales durante el parto puede tener un resultado muy desagradable, a veces incluso consecuencias letales.

En recién nacidos bajo SAK, se observa:

  • llanto estridente y estridente debido al aumento de la presión intracraneal;
  • convulsiones;
  • trastornos del sueño;
  • aumento de la actividad motora a la menor irritación;
    Recién nacido

    Un llanto penetrante en un recién nacido es uno de los signos del SAK

  • severidad de los reflejos congénitos durante el examen por un especialista;
  • alto tono muscular;
  • abultamiento de una fontanela grande;
  • icterus de la piel.

Los niños mayores diagnosticados con TEA en la infancia se quedan atrás en el desarrollo físico y mental, tienen signos de aumento de la presión sanguínea y un cráneo. Periódicamente, tales pacientes sufren ataques epilépticos.

Diagnóstico y diagnóstico diferencial de la enfermedad

Tras el examen, el neurólogo puede sospechar una hemorragia subaracnoidea en el paciente. Pero la sintomatología es muy inespecífica, y algunas veces el paciente está en coma, lo que complica aún más el diagnóstico y la determinación de la causa obvia de los trastornos cerebrales. Por lo tanto, los principales métodos son instrumentales:

  1. La tomografía computarizada (TC) del cerebro es el principal método de diagnóstico para confirmar o refutar el hecho de la hemorragia subaracnoidea. Aproximadamente 85% de los casos con la ayuda de tomografías computarizadas de la zona de pérdida de sangre en forma de compactación reducida del parénquima del cerebro.
  2. La resonancia magnética es menos sensible en HSA que la TAC, pero es muy informativa para la hemorragia en el tronco encefálico.
  3. Punción espinal (SMP): una hemorragia subaracnoidea o subaracnoidea ventricular indicará sangre en el líquido cefalorraquídeo, porque tanto el espacio subaracnoideo como los ventrículos tienen una conexión con el canal espinal. Pero SMP se considera informativo solo 12 horas después de una alteración circulatoria cerebral, porque hasta este momento, las células sanguíneas en el CSF no se detectan en la cantidad necesaria para confirmar el diagnóstico.
    Punción espinal

    La punción espinal es informativa 12 horas después del accidente cerebrovascular

  4. Oftalmoscopia: le permite determinar la causa del daño a los vasos cerebrales por su condición en el día interno (hipertensión, enfermedad infecciosa). Si el oftalmólogo habla sobre el edema del disco óptico, lo más probable es que el diagnóstico deba ser revisado a favor de la oncología.
  5. Electroencefalografía: se muestra con el ataque epiléptico recién emergido. El registro de la actividad eléctrica del cerebro le permite determinar la causa de esta condición en el paciente.
  6. Radiografía del cráneo: se realiza después de una caída, un golpe de cabeza o en el momento del inicio de los síntomas de los trastornos del sistema nervioso para excluir los cambios óseos traumáticos en el cráneo.
  7. Examen de ultrasonido de arterias y angiografía cerebral: se realizan para aclarar las causas de la hemorragia subaracnoidea o parenquimatosa cuando se considera la posibilidad de tratamiento quirúrgico.

El diagnóstico diferencial se lleva a cabo con accidente cerebrovascular isquémico, que se caracteriza por:

  • aparición de síntomas frecuentes y repetidos, que indican una violación de la circulación cerebral, pero pasan dentro de las 12 horas;
  • presencia de patología cardíaca, transferencia de infarto de miocardio, alteración del ritmo cardíaco;
  • enfermedad isquémica de las extremidades inferiores;
  • manifestación de síntomas durante el sueño, después de tomar un baño caliente, fatiga física;
  • desarrollo gradual de síntomas, con desvanecimiento periódico y manifestaciones crecientes con renovado vigor;
  • edad mayor de 55 años.

Las tácticas terapéuticas de SAK

El tratamiento de la hemorragia subaracnoidea está dirigido principalmente a la provisión adecuada de atención de emergencia, detener la pérdida de sangre, reducir la presión intracraneal y reducir el edema cerebral.

Actividades urgentes

  1. Con ataques epilépticos: no interfiera con la contracción muscular, no intente sacar la lengua. En este momento, es importante evitar una traumatización adicional del paciente, tratar de colocar objetos blandos debajo de las partes del cuerpo y, una vez finalizados los calambres, colocarse de un lado con la fijación de las extremidades inferiores.
  2. Si pierde el conocimiento y deja de respirar, llame a una ambulancia, incline la cabeza del paciente hacia atrás, presione la mandíbula inferior y comience la reanimación cardiopulmonar con la proporción de presionar el esternón a la inspiración 30: 2.

Al proporcionar primeros auxilios, no se debe tratar de poner medicamentos en la cavidad oral de la persona afectada.

Medicación

  1. Para detener el sangrado, use ácido aminocaproico, etamzilate sódico, Dicynon, Tranexam.
  2. Para reducir la presión intracraneal y el edema cerebral bajo el control de los niveles sanguíneos de electrolitos, se usan Mannitol, Veroshpiron, Furosemide;
  3. Para prevenir la isquemia del tejido cerebral y el espasmo reflejo de los vasos sanguíneos: Nimotop.
  4. Para eliminar el proceso inflamatorio, en particular después de una lesión cerebral traumática, se usan antibióticos (Flemoclav, Sulbactomax, Cedoxime), así como fármacos antiinflamatorios no esteroideos (Ibuprofeno, Diclofenaco).
  5. Con vómito indomable - Cerucal, metoclopramida.
  6. Con convulsiones repetidas - Finlepsin.
  7. Con un aumento rápido en el volumen de LCR, se realiza una derivación, es decir, colocando el catéter en el canal espinal o los ventrículos del cerebro para drenar el fluido acumulado.

Medicamentos para terapia SAC - galería de fotos

Manipulaciones quirúrgicas: curso de operación

La intervención quirúrgica está indicada con un rápido deterioro de la condición del paciente y la formación de un hematoma de tamaño considerable. El tratamiento quirúrgico incluye:

  • preparación del paciente y anestesia;
  • eliminación del hematoma (coágulos de sangre) con la ayuda de una aguja y jeringa de aspiración especial, o por trepanación (apertura) del cráneo;
  • coagulación del vaso con un láser en caso de que el sangrado no se detuviera. También es posible imponer clips o ligaduras especiales en la arteria dañada.

En caso de traumatismo craneoencefálico, el tratamiento quirúrgico es el método principal, ya que, además de eliminar la fuente de hemorragia, se realiza una comparación de los huesos del cráneo desplazados.

Rehabilitacion

Restaurar el cuerpo después de este tipo de lesión es un proceso muy complejo y prolongado. Es importante no solo la atención domiciliaria adecuada, sino también el tratamiento en centros especializados. Las actividades de rehabilitación incluyen:

  • con una disminución o una falta completa de sensibilidad, actividad motora: procedimientos de masaje, estimulación eléctrica muscular, electroforesis en las extremidades;
  • acupuntura de áreas con espasmo muscular;
    Rehabilitación después de SAC

    Las medidas de rehabilitación deben ser aplicadas tanto por especialistas como por familiares del paciente

  • procedimientos con parafina, ozocerita, baños de trementina;
  • en el caso del desarrollo del síndrome de Parkinson: entrenamiento psicológico con relajación muscular, acupresión, baños de calentamiento, medicamentos antiparkinsonianos (Levodopa);
  • terapia de ejercicios para la renovación de las habilidades para caminar, el equilibrio y la coordinación;
  • con trastornos de la respiración y la deglución: masaje de la zona sublingual, laringe pasiva y movimientos de la lengua, entrenamiento repetido en la deglución y movimiento de alimentos de diferente consistencia en la boca;
  • hipnosis;
  • rehabilitación psicológica no solo del paciente, sino también de sus familiares

El uso de la medicina tradicional en el desarrollo de la hemorragia subaracnoidea no solo no es conveniente, sino también absurdo.

Pronóstico, complicaciones y consecuencias después de SAC

El pronóstico del tratamiento exitoso de la hemorragia subaracnoidea depende en gran medida no solo de la categoría de edad del paciente, el tamaño del sitio dañado, sino también del apoyo psicológico de los familiares, el estado de ánimo, la motivación y, por supuesto, la presencia de conciencia.

Después del SAK transferido en el paciente:

  • puede haber fenómenos de habla, memoria, caminar y coordinación;
  • el vasoespasmo prolongado puede complicarse por un retraso en el infarto cerebral;
  • La hemorragia masiva, que afecta grandes áreas del tejido nervioso, conduce a la muerte.

Medidas preventivas

Para prevenir el desarrollo de SAC, es necesario:

  • adherirse a una nutrición adecuada y hacer ejercicio con actividad física moderada;
  • de manera oportuna, la extirpación quirúrgica de las formaciones de aneurisma diagnosticadas de vasos cerebrales;
  • no permita el aumento o la fluctuación de los indicadores de presión arterial;
  • correlacionar las alteraciones del ritmo cardíaco;
  • enfermedades vasculares infecciosas o fúngicas para ser tratadas en un hospital.

El diagnóstico oportuno de los factores predisponentes de la hemorragia subaracnoidea ayudará no solo a evitar la muerte, sino también a prevenir un alto nivel de discapacidad grave de los pacientes con esta patología. Es importante en el menor tiempo posible para determinar las posibilidades de tratamiento quirúrgico con esta o aquella violación del suministro de sangre al cerebro con el fin de evitar complicaciones graves.

Interesante

La información se proporciona con fines de información y referencia, un médico profesional debe prescribir un diagnóstico y prescribir un tratamiento. No te automediques. | Contactanos | Publicidad | © 2018 Medic-Attention.com - Salud en línea
La copia de materiales está prohibida. Sitio editorial - info @ medic-attention.com